martes, 27 de agosto de 2013

El mujik y los pepinos


Del autor de la mastodóntica Guerra y Paz, León Tolstoi, es esta mínima historia (pequeña variación de otra tradicional).

Una vez un campesino fue a robar pepinos a una huerta. En cuanto se deslizó hasta el sembrado, pensó: «Si consigo llevarme un saco de pepinos, los venderé y con ese dinero compraré una gallina. La gallina pondrá huevos, incubará y sacará muchos pollitos. Criaré los pollitos, los venderé y compraré un lechoncito. Cuando crezca tendrá una buena cría. La venderé para comprar una yegua, que, a su vez, me dará potros. Los criaré y los venderé; después compraré una casa y pondré una huerta. Sembraré pepinos, pero no permitiré que me roben. Pondré unos guardas muy severos, para que vigilen. Y, de cuando en cuando, me daré una vueltecita y les gritaré: ¡Eh, amigos, vigilad con más atención!». Sin darse cuenta, el hombre dijo esas palabras, en voz alta.
Los guardas que vigilaban la huerta se abalanzaron sobre él, y le dieron una buena paliza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada